HISTORIA DE LA SEDA

Originaria de China, la pintura sobre seda es un arte con más de 2000 años de antigüedad. Fue conocida como 帛(‘Bo’), refiriéndose a la seda blanca utilizada como superficie. En esa época la seda era el lienzo ideal para la pintura. Era lujoso y fácil de transportar. Usando pinceles de pelo de animales y mezclas de pigmentos minerales, los antiguos artistas chinos crearon obras de arte que han sobrevivido siglos. Debido a que los pigmentos se extienden libremente cuando se aplica a la seda, usaban una resina llamada getahpertja, proveniente de árboles originarios del archipiélago indonesio. De manera similar a la acuarela, sin restricciones, la tinta fluye libremente en la seda, creando movimiento y suavidad en sus pinturas. Aunque el contenido, influencias y técnicas se hayan modificado a lo largo del tiempo, la técnica de aplicar la tinta sobre la seda se ha mantenido constante.

La seda es un soporte pictórico que posee un lenguaje propio realmente extraordinario. La primera vez que pinté sobre ella quedé fascinada y a lo largo de los años, continúa sorprendiéndome la capacidad de expresión que me permite. Transmitir esta pasión a través de mis talleres es muy gratificante y me ilusiona ver la evolución de mis alumn@s.

Rosa Castells. Artista Textil